Electrostática

Electrostática

 

 

Qué es la electroestática:

La carga eléctrica es una propiedad fundamental de la materia, esta carga  eléctrica es la responsable de  diversos fenómenos, como son la atracción o repulsión entre diferentes cuerpos, en función del signo de la carga de cada uno de ellos. Todos conocemos que al frotar un cuerpo, por ejemplo un bolígrafo, este es capaz de atraer cuerpo pequeños como trocitos de papel.. Esta fuerza de atracción es muy  pequeña y es necesario que los cuerpos sobre los que actúa sean muy ligeros y estén muy cercanos.

La electroestática es la rama de la física que estudia las interacciones producidas entre diferentes cuerpos debido a sus cargas eléctricas así como el estudio de las cargas eléctricas en reposo. También es la que primero se estudió y podríamos decir que fue el origen del electromagnetismo.

 

barra_ambar.jpg
En el año 600 A.C. Tales de Mileto, filósofo, matemático, astrónomo y sabio griego, descubrió que al frotar una barra de ámbar ésta adquiría la propiedad de atraer a otros objetos. Fue entonces cuando se comenzó a hablar de electricidad ya que la barra de ámbar de denominaba en griego élektron. Trescientos años después el también griego Teofrasto estudió este fenómeno y escribió el primer tratado sobre electricidad.

 

Hasta 1.832 los físicos pensaban que la electricidad estática tenía características diferentes que la obtenida por otros medios pero Faraday demostró que la electricidad estática era igual que la de una pila o la que se obtenía por inducción con imanes.


Existen diversas formas de producirla pero los principales son:


Por contacto: Un cuerpo con una carga definida entra en contacto con otro que se electriza. Ambos cuerpos igualaran su carga.


Por inducción: Es cuando un cuerpo conductor se somete al efecto de un campo electroestático produciendo la polarización de su carga. Este tipo suele darse en entornos industriales


Por fricción: Se conoce técnicamente como generación triboeléctrica: Es la que se genera por contacto-separación y por fricción o frotamiento. Es muy habitual en los entornos domésticos así como en oficinas. Se considera  la causa principal de la lipoatrofia semicircular. Un ejemplo habitual es el rozamiento entre el tejido de la silla de la oficina y nuestro cuerpo, así como el de los pies y el suelo mientras estamos sentados, otro ejemplo es caminar por suelos, generalmente de tarima que no tienen conductividad, y en el momento de tocar a alguien o algún elemento metálico conectado a tierra sufrimos una descarga (chispazo). También el rozamiento de nuestros pantalones con el asiento del coche. Todos estos ejemplos son formas de generación triboeléctrica.

 

 

carga_al_andar.jpg

 

 

 

Cómo nos afecta a la salud:

Existen múltiples riesgos asociados a la electroestática, en la industria pueden existir:

 

  • Riesgos por descargas eléctricas y electrocución.
  • Riesgo de incendio y de explosión en algunos entornos con atmósferas inflamables.
  • Riesgos de traumatismos por movimientos reflejos bruscos al recibir una descarga.

En el entorno doméstico, tener un problema de estática es una incomodidad que nos llega a alterar nuestro estado nervioso al estar continuamente dando descargas (chispazos). También provoca una fatiga, al pasar mucho tiempo con una carga capacitativa alta que supone un sobre esfuerzo para nuestro organismo.

Pero una de las enfermedades que más vinculada está con la electroestática es la lipoatrofia semicircular. La literatura médica describe la  LIPOATROFIA SEMICIRCULAR (LS) como enfermedad poco frecuente, idiopática (sin causa conocida), cuya manifestación clínica consiste en la atrofia de una zona semicircular del tejido fino graso subcutáneo, situado sobre todo en el frente de los muslos, que no causa dolor ni requiere de tratamiento médico y es reversible. Grandes empresas han sufrido esta enfermedad entre sus trabajadores y todavía en la actualidad se producen casos en nuevos edificios. Es una enfermedad más relacionada con el síndrome del edificio enfermo. Sus causas más probables son la baja humedad relativa, las cargas electrostáticas y los campos electromagnéticos. Es por tanto una enfermedad multifactorial.

 

Qué soluciones tenemos:

Lo ideal sería que nuestra casa u oficina se hubiera construido y/o reformado con los criterios de salud geoambiental adecuados para evitar estos problemas, pero sí no es así, podemos optar por algunas soluciones como son el uso de los detergentes disipativos para el suelo y tejidos. Otra medida que ayuda, a reducir este fenómeno, es aumentar la humedad relativa en caso de ser necesario. En oficinas es importante conocer con exactitud el problema para dar una solución eficaz.